Saltar al contenido

Que función cumple el citoesqueleto

Que función cumple el citoesqueleto

Filamentos intermedios

La tubulina contiene dos subunidades polipeptídicas, y los dímeros de estas subunidades se encadenan para formar largos filamentos llamados protofilamentos. A continuación, trece protofilamentos se unen para formar los filamentos huecos con forma de paja de los microtúbulos. Los microtúbulos están en constante cambio, con reacciones de adición y sustracción de dímeros de tubulina en ambos extremos del filamento (Figura 1). Las tasas de cambio en ambos extremos no están equilibradas: un extremo crece más rápidamente y se denomina extremo positivo, mientras que el otro extremo se conoce como extremo negativo. En las células, los extremos negativos de los microtúbulos están anclados en estructuras denominadas centros organizadores de microtúbulos (MTOC). El principal MTOC de una célula se llama centrosoma y suele estar situado junto al núcleo.

Los microtúbulos tienden a crecer desde el centrosoma hasta la membrana plasmática. En las células que no se dividen, las redes de microtúbulos irradian desde el centrosoma para proporcionar la organización básica del citoplasma, incluyendo el posicionamiento de los orgánulos.

La proteína actina es abundante en todas las células eucariotas. Se descubrió por primera vez en el músculo esquelético, donde los filamentos de actina se deslizan a lo largo de los filamentos de otra proteína llamada miosina para hacer que las células se contraigan. (En las células no musculares, los filamentos de actina están menos organizados y la miosina es mucho menos prominente). Los filamentos de actina están formados por proteínas de actina idénticas dispuestas en una larga cadena en espiral. Al igual que los microtúbulos, los filamentos de actina tienen extremos positivos y negativos, y la mayor parte del crecimiento impulsado por el ATP se produce en el extremo positivo del filamento (Figura 2).

¿Cuáles son las tres funciones del citoesqueleto?

El citoesqueleto organiza otros componentes de la célula, mantiene su forma y es responsable de la locomoción de la propia célula y del movimiento de los distintos orgánulos que contiene.

¿Qué es un citoesqueleto respuesta corta?

El citoesqueleto es una red de diferentes fibras proteicas que proporciona muchas funciones: mantiene o cambia la forma de la célula; asegura algunos orgánulos en posiciones específicas; permite el movimiento del citoplasma y las vesículas dentro de la célula; y permite que la célula se mueva en respuesta a los estímulos.

Función de los microtúbulos

Si se eliminaran todos los orgánulos de una célula, ¿se quedarían sólo la membrana plasmática y el citoplasma? No. En el citoplasma seguiría habiendo iones y moléculas orgánicas, además de una red de fibras proteicas que ayudan a mantener la forma de la célula, a fijar algunos orgánulos en posiciones específicas, a permitir que el citoplasma y las vesículas se muevan dentro de la célula y a permitir que las células de los organismos multicelulares se muevan. En conjunto, esta red de fibras proteicas se conoce como citoesqueleto. Hay tres tipos de fibras dentro del citoesqueleto: los microfilamentos, los filamentos intermedios y los microtúbulos (Figura \(\PageIndex{1})). Aquí examinaremos cada uno de ellos.

Figura \ (\PageIndex{1}): Los microfilamentos engrosan la corteza alrededor del borde interior de una célula; como bandas elásticas, resisten la tensión. Los microtúbulos se encuentran en el interior de la célula, donde mantienen la forma celular al resistir las fuerzas de compresión. Los filamentos intermedios se encuentran en toda la célula y mantienen los orgánulos en su sitio.

Función del citoplasma

El citoesqueleto es una red de fibras que forman la “infraestructura” de las células eucariotas, procariotas y arqueas. En las células eucariotas, estas fibras consisten en una compleja malla de filamentos proteicos y proteínas motoras que ayudan al movimiento celular y estabilizan la célula.

El citoesqueleto está compuesto por al menos tres tipos diferentes de fibras: microtúbulos, microfilamentos y filamentos intermedios. Estas fibras se distinguen por su tamaño, siendo los microtúbulos los más gruesos y los microfilamentos los más finos.

En el citoesqueleto se encuentran varias proteínas motoras. Como su nombre indica, estas proteínas mueven activamente las fibras del citoesqueleto. Como resultado, las moléculas y los orgánulos son transportados alrededor de la célula. Las proteínas motoras se alimentan de ATP, que se genera a través de la respiración celular. Hay tres tipos de proteínas motoras que participan en el movimiento celular.

El citoesqueleto ayuda a hacer posible el flujo citoplasmático. También conocido como ciclosis, este proceso implica el movimiento del citoplasma para hacer circular nutrientes, orgánulos y otras sustancias dentro de una célula. La ciclosis también contribuye a la endocitosis y la exocitosis, es decir, al transporte de sustancias dentro y fuera de la célula.

Microfilamento

El citoesqueleto es una red compleja y dinámica de filamentos proteicos entrelazados presentes en el citoplasma de todas las células, incluidas las de las bacterias y las arqueas[1]. En los eucariotas, se extiende desde el núcleo celular hasta la membrana de la célula y está compuesto por proteínas similares en los distintos organismos. Está formado por tres componentes principales, los microfilamentos, los filamentos intermedios y los microtúbulos, y todos ellos son capaces de crecer o desmontarse rápidamente en función de las necesidades de la célula[2].

El citoesqueleto puede desempeñar multitud de funciones. Su función principal es dar a la célula su forma y resistencia mecánica a la deformación, y a través de la asociación con el tejido conectivo extracelular y otras células estabiliza tejidos enteros[3][4] El citoesqueleto también puede contraerse, deformando así la célula y su entorno y permitiendo la migración de las células. [Además, participa en muchas vías de señalización celular y en la captación de material extracelular (endocitosis),[6] en la segregación de los cromosomas durante la división celular,[3] en la etapa de citocinesis de la división celular,[7] como andamiaje para organizar el contenido de la célula en el espacio[5] y en el transporte intracelular (por ejemplo, el movimiento de vesículas y orgánulos dentro de la célula)[3] y puede ser una plantilla para la construcción de una pared celular. [Además, puede formar estructuras especializadas, como flagelos, cilios, lamelipodios y podosomas. La estructura, la función y el comportamiento dinámico del citoesqueleto pueden ser muy diferentes, según el organismo y el tipo de célula[3][8][7] Incluso dentro de una misma célula, el citoesqueleto puede cambiar a través de la asociación con otras proteínas y la historia previa de la red[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad