Saltar al contenido

Que funcion cumple el sistema inmunologico

Que funcion cumple el sistema inmunologico

Sistema inmunitario innato

Cada día nuestro cuerpo está expuesto a una variedad de microbios causantes de enfermedades (patógenos), así como a otras amenazas que se originan dentro y fuera del organismo. Pero normalmente nos mantenemos sanos. Seguimos creciendo y desarrollándonos, felizmente inconscientes de las complejas interacciones que se producen en nuestro interior. Esto es gracias a nuestro sistema inmunitario, que utiliza mecanismos de reconocimiento de patrones antiguos pero adaptables para garantizar que permanezcamos a salvo de los organismos invasores ahora y en el futuro.

Antes de que un patógeno pueda llegar al interior del cuerpo, tiene que atravesar una serie de barreras físicas. La piel y las membranas mucosas, la córnea y las diminutas estructuras pilosas de la nariz actúan como primera línea de defensa. Si las partículas extrañas consiguen superar estos obstáculos iniciales, se enfrentan a las condiciones ácidas hostiles de nuestros jugos gástricos, flora vaginal, orina y secreciones de la piel. Incluso las bacterias son en parte responsables de influir en el pH del entorno local del cuerpo y crear condiciones permanentemente desfavorables para el crecimiento de muchos patógenos [4].

Células del sistema inmunitario

Muchos de nosotros probablemente tenemos una idea instintiva de lo que pensamos que es el sistema inmunitario, sin darnos cuenta de la enorme cantidad de funciones que cumple en el organismo. Se trata de una amplia y compleja red de células, tejidos, órganos y sustancias que desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la salud del organismo, por ejemplo, cuando se enfrenta a gérmenes que podrían provocar la aparición de enfermedades.

Esta es una de las razones por las que es tan importante hacer todo lo posible para apoyar a su sistema inmunológico, a través de medidas como mantenerse bien hidratado y dar prioridad al sueño, para que su cuerpo pueda defenderse más fácilmente de cualquier bacteria, virus, parásitos y hongos que puedan aparecer.

No todas las sustancias con las que entramos en contacto en el mundo exterior son buenas para nosotros. Algunas pueden ser tóxicas, y un sistema inmunitario sano y eficaz detectará las sustancias que suponen un riesgo de daño, para poder neutralizarlas.

El sistema inmunitario hace esto reconociendo y respondiendo a las sustancias conocidas como “antígenos”. Los antígenos suelen ser -aunque no siempre- proteínas, pero también pueden considerarse antígenos diversas sustancias no vivas, como productos químicos, fármacos y toxinas.

Cómo funciona el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es una red de procesos biológicos que protege al organismo de las enfermedades. Detecta y responde a una gran variedad de patógenos, desde virus a gusanos parásitos, así como a células cancerosas y objetos como astillas de madera, distinguiéndolos del propio tejido sano del organismo. Muchas especies tienen dos grandes subsistemas del sistema inmunitario. El sistema inmunitario innato proporciona una respuesta preconfigurada a amplios grupos de situaciones y estímulos. El sistema inmunitario adaptativo proporciona una respuesta adaptada a cada estímulo aprendiendo a reconocer las moléculas que ha encontrado previamente. Ambos utilizan moléculas y células para realizar sus funciones.

Casi todos los organismos tienen algún tipo de sistema inmunitario. Las bacterias tienen un sistema inmunitario rudimentario en forma de enzimas que las protegen de las infecciones víricas. Otros mecanismos inmunitarios básicos evolucionaron en plantas y animales antiguos y permanecen en sus descendientes modernos. Estos mecanismos incluyen la fagocitosis, los péptidos antimicrobianos llamados defensinas y el sistema del complemento. Los vertebrados con mandíbulas, incluidos los humanos, tienen mecanismos de defensa aún más sofisticados, incluida la capacidad de adaptarse para reconocer a los patógenos de forma más eficiente. La inmunidad adaptativa (o adquirida) crea una memoria inmunológica que conduce a una respuesta mejorada en posteriores encuentros con ese mismo patógeno. Este proceso de inmunidad adquirida es la base de la vacunación.

Qué es el sistema inmunitario

ResumenMás allá de las barreras estructurales y químicas contra los patógenos, el sistema inmunitario tiene dos líneas de defensa fundamentales: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. La inmunidad innata es el primer mecanismo inmunológico de lucha contra un patógeno intruso. Se trata de una respuesta inmunitaria rápida, iniciada en minutos u horas tras la agresión, que no tiene memoria inmunológica. La inmunidad adaptativa, por el contrario, es dependiente del antígeno y específica del mismo; tiene capacidad de memoria, lo que permite al huésped montar una respuesta inmunitaria más rápida y eficaz en una posterior exposición al antígeno. Existe una gran sinergia entre el sistema inmunitario adaptativo y su homólogo innato, y los defectos de cualquiera de ellos pueden provocar enfermedades o dolencias, como inflamaciones inapropiadas, enfermedades autoinmunes, trastornos de inmunodeficiencia y reacciones de hipersensibilidad. Este artículo ofrece una visión práctica de la inmunidad innata y adaptativa, y describe cómo estos mecanismos de defensa del huésped intervienen tanto en la salud como en la enfermedad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad